María Elena Ríos Ortíz, saxofonista y activista oaxaqueña sobreviviente de un ataque de ácido, denunció que el juez que está a cargo de su proceso legal contra su agresor, Juan Antonio Vera Carrizal, busca hacer que declare, a pesar de que existe un amparo federal que concede la suspensión del juicio oral para esclarecer el intento de feminicidio que sufrió.

A través de su cuenta de X, Elena Ríos ha denunciado que el juez José Gabriel Ramírez Montaño, del Tribunal de Oaxaca, la ha revictimizado durante su proceso, ha intentado beneficiar a los involucrados en su ataque y además, se ha burlado de sus abogadas que llevan su caso.

En un video que compartió en sus redes sociales este 17 de junio, María Elena hizo público el momento en que Ramírez Montaño se burla de sus abogadas durante la audiencia y les pide que no se use la perspectiva de género en todos los temas, pues, según él, "esta herramienta no aplica para todos los casos".

“A ver abogada, me está diciendo machista, me está diciendo que yo abuso de usted por ser mujer, por favor abogada. No me tache de misógino, de machista porque yo no la estoy atacando a usted por cuestión de género, yo pido que por favor no involucren la perspectiva de género en cualquier incidente que se promueva en el debate o cualquier circunstancia que ustedes noten, por que no es así", dice el juez a una de las abogadas de María Elena Ríos.

La saxofonista también ha señalado a Berenice Ramírez Jiménez, presidenta del Tribunal Superior de Justicia de Oaxaca, de ser cómplice de la corrupción que hay en los casos de justicia para las mujeres.  

María Elena ha documentado en sus redes sociales, que desde el 11 de junio se abrió la audiencia de debate de su caso contra Juan Antonio Vera Carrizal. Desde entonces denunció que que en vez de asignarle un Tribunal Colegiado, le dieron un Tribunal Unitario el encabezado por el juez José Gabriel Ramírez Montaño, a quien señaló por su parcialidad en favor de Vera Carrizal y los demás implicados, además de ser "muy conocido en Oaxaca por todas las irregularidades y corrupciones a las que se presta".

"El día de ayer a las casi dos de la tarde recibí una notificación de su parte que traía fecha seis de junio y la recibí hasta ayer. Yo como saben vivo en la Ciudad de México porque estoy desplazada de manera forzada porque en Oaxaca yo no tengo seguridad", denunció María Elena. 

"Toda la revictimización que estoy sufriendo por parte de los abogados de mis agresores la está permitiendo el juez", continúa. 

“De nada sirve que en Oaxaca se haya nombrado a una mujer magistrada presidenta en donde todo el tiempo predica con la perspectiva de género. Sí, hablo de la magistrada presidenta Berenice Ramírez Jiménez”, señaló la activista en su denuncia pública.

La cronología de su caso

Hace cuatro años y nueves meses, María Elena Ríos saxofonista oaxaqueña, fue atacada con ácido en septiembre de 2019. El 9 de septiembre Rubicel 'N'  ingresó a su domicilio y arrojó una cubeta con ácido sulfúrico en el cuerpo de Elena.

Elena Ríos sufrió graves quemaduras en sus mejillas, boca, cuello, brazos y piernas, afectando casi el 80% de su cuerpo. Tras su alta en el hospital, comenzó un proceso penal en contra de Vera Carrizal, exdiputado local por el PRI, y su hijo Juan Antonio Vera Hernández, sin embargo, este proceso ha sido lento y revictimizante para la saxofonista.

Desde el 2019, comenzó esta lucha por acceder a la justicia y que su caso no quede impune, pero no solo el caso de ella, sino también de todas las mujeres que han sufrido violencia de género. Sobre todo ha luchado porque las mujeres que han sido víctimas de ataques con ácido logren justicia y esta acción sea penalizada. 

“Como sabrás al igual que muchas mujeres de este país no he tenido justicia y sigo buscando a uno de los cinco feminicidas que me intentaron matar el cual corresponde al nombre de Juan Antonio Vera Hernández hijo de Juan Antonio Veras Carrizal”, denuncia en el comunicado. 

Elena Ríos hace un llamado a todas las personas a que ayuden a dar con Juan Antonio Vera Hernandez. En este sentido mostró unas fotografías para diferenciar a Vera Carranza de Vera Hernandez, ya que señala que puede existir confusiones porque al ser padre e hijo son parecidos y los hombres son casi iguales. 

“Por favor, si  llegas a ver a Juan Antonio Vera Hernández denúncialo con la fiscalía general del estado de Oaxaca si no confías en la fiscalía por favor házmelo saber de manera confidencial”, insiste.

“Llevo casi 5 años buscándolo, buscando justicia. Estoy muy cansada, pero gracias a la ayuda de cada persona que está viendo este video y que me ha apoyado a lo largo de casi 5 años es que no he desistido. Es que me dan ustedes la fuerza para seguir y continuar con esta lucha en búsqueda de Justicia”, se escucha decir en el comunicado. 

Cinco puntos claves del caso de María Elena Ríos 

  • A cuatro años y nueve meses del delito, Elena Ríos sigue sometiéndose a complejos procedimientos quirúrgicos para recuperarse de las lesiones. 

  • El crimen fue perpetrado por tres hombres que actuaron por órdenes de Juan Antonio Vera Carrizal, su expareja.

  • Vera Carrizal ha solicitado diversos recursos legales para anular su vinculación a proceso.

  • En enero de 2023 un juez le concedió el arraigo domiciliario a Vera Carrizal. Sin embargo, la orden fue revertida por el Tribunal Superior de Justicia de Oaxaca. Y se determinó que el proceso lo continuara desde prisión.

  • Vera Hernández, hijo de Vera Carrizal, sigue prófugo de la justicia.

Más de 4 años de impunidad y agresiones en contra de Elena Ríos 

Mediante un comunicado, el pasado mes de septiembre de 2023, Elena Ríos denunció un ataque armado en su contra. En el que denunció que se trataba de un intento más de Vera Hernández por intimidarla a través de terceras personas. 

“Reitero la responsabilidad de que si algo le sucede a un integrante de mi familia y a mí, señalo directamente a Juan Antonio Vera Carrizal, familia y asesores legales”, detalló  en un comunicado. 

Ley Malena, una lucha de Elena Ríos

La Ley Malena es resultado del trabajo colectivo de mujeres que han sufrido ataques de ácido, de mujeres que trabajan a favor de la erradicación de la violencia de género y de políticas mexicanas.  Esta ley tipifica el delito de violencia por ataques con ácido, sustancias químicas o corrosivos que causen daños a la integridad de las mujeres, adolescentes, niñas y niños, personas transgénero, y con discapacidad.

La Ley Malena fue nombrada así en honor de María Elena Ríos, quien ha luchado a lado de diversas mujeres mexicanas que han sido víctimas de ataque de ácido. En México se registraron en 2022, 33 casos de víctimas de violencia ácida, 26 de las mujeres atacadas han logrado sobrevivir, según datos de la Fundación Carmen Sánchez.